A lo largo de la historia, en numerosas ocasiones, los imperios, naciones y pueblos han querido dejar constancia de su «paso» con la edificación de estructuras emblemáticas. Principalmente edificios monumentales. Recordemos la torre de Babel, las pirámides, el coloso de Rodas, la torre de Hercules, la Torre Eifel, la estatua de la Libertad, Taj-Mahal,  la gran muralla china,  etc,…..

Todas ellas singulares y espléndidas. En los tiempos actuales de la globalización, deberíamos dejarnos de provincianismos y realizar algún tipo de estructura sobresaliente que nos representara  la universalidad de todos los pueblos.

¿Qué estructura puede representarnos universalmente?. ¿Qué mejor que representar nuestro patrimonio común y universal?. ¿Que mejor que el fundamento de nuestra existencia y de nuestra vida?. ¿Qué mejor que representar el ADN que no sólo nos une a todos, sino a todas las variadas formas de vida que pueblan nuestro planeta?

Os presentamos una maqueta manual acerca de la estructura que, a gran escala, podría servir  para  edificar  una torre que representara el ADN.

 

La estructura en la que se utilizaría mayormente el cristal y materiales más delgados y resistentes  permitiría la visión interior completa  de la doble hélice.

Tendría acceso a la cumbre que podría realizarse por rampa o escaleras exteriores siguiendo las espirales: una de ascenso y otra de descenso como se refleja en la maqueta y también en ascensor, aprovechando el espacio vertical central de la estructura, según se observa en la fotografía adjunta.

Habría que acoplarle un sistema de iluminación bien orquestado para que encendieran las hebras con luces en secuencia arriba-abajo y abajo-arriba y también total fijo o intermitente. Por las noches, sería todo un acontecimiento. Lo mismo también los nucleótidos de ambas hebras con iluminación (4 colores) complementaria 2 a 2, pudiendo además cambiar la secuencia de ambas para  demostrar la variabilidad del mensaje que ese fragmento de ADN podría proporcionar.

Rizando el rizo, también que cada componente de cada nucleótido pudiera iluminarse fijo, intermitente o secuencial.  Toda una fantasía de luz y colores.

La plataforma superior de la torre -que en la maqueta se encuentra el cuello de la botella- debería  ser también de sección cilindrica  y podría albergar un restaurante, por ejemplo o cualquier otro elemento de interés: mirador, tienda de souvenirs,…

Yo ahí lo dejamos,  por si alguna institución, empresa o lo que sea se anime a realizarlo. Seguro que el éxito de visitas compensaría con creces la inversión.