16
mayo

Química y ADN (3)

Cuantificar el ADN.- 3

En el post anterior vimos cómo los científicos disponen de cantidades irrisoria de ADN para realizar sus investigaciones.

Una forma de obtener más cantidad de ADN, que al menos, nos haga disponer de cantidades mayores en varios rangos de magnitud (ng o incluso µg) es la técnica de la PCR (Polymerase Chain Replication), que viene a ser como una fotocopiadora de un fragmento de ADN produciendo varios miles de copias idénticas, incluso millones de las mismas. Esto eleva la cantidad 1 o 2 rangos más la magnitud de la cuantía. Aun así, se obtienen nanogramos o microgramos.

Volvemos con la misma pregunta: ¿Es posible que una balanza nos mida la cantidad de ADN en esas cantidades tan exiguas? Tampoco es posible. Entonces, ¿cómo cuantificamos el ADN que tenemos para trabajar? Vamos a ello.

El ADN tiene otra peculiaridad peculiar: su absorbancia específica. Esta propiedad significa que absorbe la luz (radiación electromagnética) en una determinada longitud de onda, la de 260 nm, una radiación concreta dentro de la franja del ultravioleta. Además, dicha absorbancia es proporcional a la cantidad de ADN presente. Tener un aparato –espectrofotómetro- que mida la absorbancia obtenida en una muestra con ADN, traduce  la cantidad de ADN presente. Así es como se cuantifica el ADN presente y es una forma indirecta de hacerlo.

Aunque no es lo mismo, como analogía, nos puede servir el ejemplo del café: sólo, más o menos cortado o con más o menos leche. Observando su color, podemos determinar la mayor o menor cantidad de café presente.

Los científicos han calibrado los espectrofotómetros con cantidades de ADN conocidas para servir como referencia a cualquier otra cantidad. Así es como conseguimos determinar las cantidades exactas (en unidades de masa) con las que se trabaja.

Absorbancia: La espectrofotometría es un método científico utilizado para medir cuanta luz absorbe una sustancia química, midiendo la intensidad de la luz cuando un haz luminoso pasa a través de la solución muestra, basándose en la ley de Beer – Lambert.  Esta medición también puede usarse para medir la cantidad de un producto químico conocido en una sustancia.

Ley de Beer – Lambert: A = – log10 I1 /I0 , siendo A la medida de la absorbancia, I1 la intensidad de la luz al salir  e I0 la intensidad de la misma al entrar.

El ADN tiene la peculiaridad de presentar absorbancia específica con un determinado tipo de luz uV a 260 nm de longitud de onda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *