14
mayo

Nueva estrategia frente al cáncer

Cada momento tiene su afán y no resulta positivo confundir momentos.

Los telómeros son los extremos de los cromosomas que deben conservarse para permitir a las células dividirse una , otra y otra vez. Es el momento del desarrollo y formación de nuestro organismo: muy intensivo los 9 primeros meses de vida y con actividad progresivamente menguante hasta que se alcanza la plenitud (individuo adulto). Es el momento del telómero.

telómero

Se acabó el momento –por cierto, bastante largo- y ahora pasamos a otro momento en que no es necesario proteger y conservar los telómeros cromosómicos y dejar paso al fluir de la vida que se encamina hacia el puro mantenimiento y posterior degradación. En esta fase, los telómeros no se conservan, , la actividad telomerasa decrece y los telómeros progresivamente se van acortando y deshaciendo, hasta que finalmente, las células ,sin ellos, no pueden dividirse: envejecen y mueren.

¿Qué diferencia ambos momentos? En la primera fase, la conservación de los telómeros se realiza por restauración de los mismos gracias a la telomerasa (abundante en esas primeras fases) y aunque los telómeros se degradan debido a las sucesivas divisiones celulares, la telomerasa los recompone y permite las divisiones de forma continuada.

En las fases siguientes no actúa la telomerasa porque no toca.

Algunas células de algún tejido adulto –por diferentes y variadas causas- quieren seguir siendo jóvenes y echan mano de la telomerasa cuando no deberían. Resultado: un crecimiento desorbitado de ese tejido  cuando no tiene que hacerlo. Total, un cáncer.

En el cáncer, los telómeros, además, se sobreprotegen con una cubierta, no vaya a ser que la célula se acuerde que ya es mayor y se le ocurra deshacerlos. La cubierta, es un capuchón proteico, formado por una serie de proteínas denominadas shelterinas. También presentes en células sanas.

Si deshacemos el capuchón –estrategia arriesgada por los posibles efectos tóxicos en células sanas- los telómeros quedarán desprotegidos y la telomerasa no tendrá tiempo a recomponerlos o lo hará de una forma mucho menos eficaz.

Esa ha sido la nueva estrategia que han utilizado los investigadores del CNIO (Centro nacional de Investigaciones Oncológicas) para intentar combatir el cáncer; y parece ser que con éxito en el cáncer pulmonar de ratones. Además, los efectos tóxicos en células sanas parece ser que resultaron soportables con los fármacos utilizados para deshacer la cubierta protectora. ¡ Bravo !

Enlace a la noticia > http://www.agenciasinc.es/Noticias/El-cancer-deja-de-ser-inmortal

One Response to Nueva estrategia frente al cáncer

  1. Pingback: A vueltas con los telómeros | DNA Didactic Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>