25
abril

Los tamaños del Genoma

Aunque para algunas cosas,  el tamaño tiene mucha importancia, no sucede así en el caso del  tamaño de los genomas.

El modo de medir el tamaño del genoma ha variado con el paso de los años. Inicialmente, cuando las técnicas de manipulación del ADN no estaban desarrolladas, se medía por unidades de recombinación (centimorgan = cM).  Era una forma ingeniosa de medir cuyo fundamento estaba basado en la frecuencia de recombinación cromosómica de la meiosis: 2 genes que se encontraran en el mismo cromosoma, distantes el uno del otro, recombinaban con más frecuencia que si esos 2 genes se encontraban próximos (siempre en el mismo cromosoma). Este fundamento lógico servía para medir, de modo relativo, distancias intergénicas y por tanto para medir tamaños. Y de paso, posicionar los locus de los genes en los cromosomas. No dejaba de ser un método engorroso y lento ya que había que esperar a la manifestación de esos genes en la descendencia y observar por sus fenotipos si se había producido recombinación y con qué frecuencia.

Por aquel entonces se pensaba, además, que los tamaños genómicos estaban directamente relacionados con las especies más evolucionadas: a mayor grado de evolución, mayor tamaño de su genoma.

En la actualidad, el tamaño de un genoma se mide directamente. Por ejemplo, con la realización de una sencilla electroforésis (técnica para separar fragmentos de ADN) en pares de bases (pb) y sus múltiplos Kilobases (Kb ó Kpb) de 1.000 pares de bases, y Megabases (Mb ó Mpb) de 1.000.000 pb.

The size of the genomes of living organisms (pb)

Es cierto que existe una notable diferencia de tamaño genómico entre organismos procariotas (bacterias) y eucariotas (seres vivos pluricelulares), pero no de estos últimos entre sí. Y esa es la otra sorpresa que nos ha deparado la comparación de sus tamaños. No es cierto que  mayor grado evolutivo se corresponda con un mayor tamaño genómico. Por ejemplo: el genoma del ratón y el del ser humano, son prácticamente iguales en tamaño.

Recientemente, un equipo de científicos de la Universidad de California, han logrado secuenciar el genoma de una especie de conífera (el pino taeda), cuyo tamaño es alrededor de 7 veces mayor que el genoma humano.

pino_taeda

>> Para ver la noticia original: pincha aquí 

¿Alguien se atrevería a afirmar que el pino es una especie más evolucionada que el ser humano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *