13
agosto

Los Micro-ARN (miARN)

En el genoma de los seres vivos existen secuencias  que son reguladoras de otros genes de su propio genoma. Algunas de esas secuencias forman los llamados micro ARN que se adhieren por complementariedad  antisentido a los ARN mensajeros de otros genes constituyendo una doble hebra. Así impiden la traducción de ese gen ya que el complejo traductor ribosómico no puede acoplarse para elaborar la proteína correspondiente . Sólo lo puede hacer con una hebra de ARN de cadena sencilla. Constituye un método celular natural y propio de autorregulación de la expresión génica.  

Los micro ARN se forman a partir del ADN nuclear de secuencias palíndromas. Al transcribirse (pero no traducirse) forman una molécula de ARN que se autohibrida formando un ARN de doble cadena. Posteriormente, estos ARN de doble cadena, son procesados –cortados- en el citoplasma enzimáticamente para formar un ARN sencillo y de poca cantidad de bases  cuya secuencia es  complementaria al ARN del mensajero del gen objeto de su regulación.

Proceso de formación de un miARN. (Imagen sacada de Robbins y Cotran. Patología estructural y funciona)

 

Constituye una forma natural elegante y práctica para evitar la excesiva actuación de sus propios genes. Una de las formas de autorregulación genómica de la que la biotecnología se sirve para generar terapias génicas antisentido (secuencia complementaria y, por tanto, de sentido contrario a la  anterior).

Cualquier sobre-expresión o expresión inadecuada de un gen (el problema es detectar que genes deben silenciarse o atenuar su expresión) en teoría , podrían ser reguladas aplicando una terapia basada en el modo de acción que nos han mostrado los micro-ARN.

La terapia celular antisentido es uno de los poderosos instrumentos que los biotecnólogos utilizan en el silenciamiento de la expresión génica no deseable.

Es muy posible que pueda utilizarse, una vez que la investigación básica detecte y averigüe  los genes a silenciar. Como en el caso que se comenta a continuación. Recientes estudios descubrieron que un micro ARN, ayuda a reprimir el cancer de estómago. Éste hibrida con la secuencia receptora de un factor de crecimiento (pequeñas secuencias de aminoacidos que modulan la actividad celular) inhibiendo su expresión.

Como siempre, la naturaleza va por delante y nos enseña el camino a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *