10
noviembre

La red de la genética

Con la cascada de noticias sobre las investigaciones científicas relativas al genoma y al epigenoma, uno se puede imaginar que el genoma de los organismos, humano incluido, funciona en la mayor parte de los casos como un sistema en forma de red, mediante el cual el momento, lugar e intensidad en ciertas expresiones génicas concretas viene condicionada por la activación/supresión de otros genes, así como de la presencia de ciertos factores, normalmente químicos, del entorno genómico.

No hace falta que exista una mutación para provocar la deficiencia en la expresión del gen o su sobreexpresión. Es posible que algo falle en la red genómica para que esa circunstancia se dé, de ahí que sea tan complicado desentrañar las causas de muchas enfermedades con causa genética, así como la existencia de las diferencias genéticas entre enfermos con el mismo tipo de dolencia.

cruce-de-vias_senalesComo una imagen –dicen- que vale más que mil palabras, puede contemplarse el funcionamiento genómico como el de una red de carreteras y caminos en que el trayecto entre lugares se conecta por la expresión de determinados genes; bien porque éstos sólo son transcritos, que se corresponderían con  caminos de una sola vía (de un solo sentido) con otros –quizás más importantes- con genes que se expresan en proteínas que se corresponderían con aquellas carreteras de doble vía. La interrupción de un camino o de una de las vías por obras, accidentes, inundaciones, u otro tipo de cortes en alguna de ellas impediría que la red no funcionara, lo hiciera deficientemente o nos llevara a otro lugar distinto del que debiera.

En la mayoría de enfermedades, en las denominadas multifactoriales, es muy posible que suceda algo análogo a lo expresado anteriormente y que no podamos hablar de enfermedad desde un punto de vista común sino de enfermedades particulares. Dando entrada así a la denominada medicina personalizada.

Si bien existen algunos factores comunes, estadísticamente hablando, entre quienes padecen una determinada deficiencia por causas genéticas, está también establecido que un porcentaje no desdeñable de dichos enfermos carecen de los factores presumiblemente responsables que los otros tienen en común, existiendo además una gran variabilidad de las posibles causas genéticas entre ellos.

Está claro que el funcionamiento del genoma es tremendamente complejo y que son necesarios muchísimos más estudios para desentrañar poco a poco lo que no hace tiempo considerábamos -una vez completado el proyecto sobre el genoma humano- como la solución definitiva:  la piedra filosofal de la medicina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>