24
agosto

El ADN y las células madre

En el disco duro de un ordenador se encuentran digitalizados todos los programas de su funcionamiento. El ADN es muy similar a ese disco duro,  aunque todos sus programas contienen información, en este caso, de forma química. El resto de la maquinaria celular lo podemos comparar al resto de tarjetas, circuitos y periféricos que ponen en marcha dichos programas.

Símil bits-nucelótidosEn el ADN celular se encuentran todo tipo de programas. Es como si el disco duro del ordenador contuviera todos los programas posibles, aunque rara vez se usen todos. Si sólo son usados unos cuantos, la célula se comporta como célula nerviosa; si en cambio, se utilizan otros distintos, la célula se comporta como célula ósea, y así sucesivamente. Cada tipo celular conlleva el uso de ciertas partes del ADN mientras el resto se encuentra sin utilizar, normalmente total o parcialmente bloqueado.

Se puede decir que cuanto menos bloqueo se produzca en el ADN de una célula, más célula madre es. Así, puede hablarse de células madre totipotentes,  pluripotentes,  multipotentes o unipotentes según el menor o mayor grado de ADN bloqueado.

En el ADN de una célula hay genes que están ranscripcionalmete activos (encendidos) y otros inactivos (apagados). Esto es lo que caracteriza que sea de un tipo celular u otro

En el ADN de una célula hay genes que están transcripcionalmente activos (encendidos) y otros inactivos (apagados). Esto es lo que caracteriza que sea de un tipo celular u otro.

El bloqueo de parte de los programas que contiene el ADN puede producirse por diferentes causas internas (metilaciones en el ADN o cambios conformacionales en su estructura, determinados metabolitos celulares…) o también por causas externas a la misma, sobre todo ambientales, que la célula percibe a través de ciertos receptores e inducen el bloqueo en el ADN en el  núcleo.

Normalmente todos esos cambios están controlados por un grupo significativo de genes que también se encuentran en el ADN. Se conocen algunos de ellos, y me atrevo a pronosticar que todavía van a aparecer unos cuantos más porque aún se desconoce en gran medida la propia autoregulación funcional del ADN celular. En ocasiones, esta autoregulación se descontrola y la célula se avería, produciendo un cáncer u otra enfermedad, o una malformación congénita.

A veces es posible reprogramar el ADN. Algo así como realizar un Reset del disco duro para que la célula produzca un desbloqueo de los programas. Esto es lo que se consigue en la reprogramación celular con la obtención de células madre pluripotentes inducidas (iPS).

Está claro que el ADN tiene mucho que ver con las células madre (y con todo el resto de tipos celulares).

Celula madre, viñeta

“Podrás ser lo que quieras cuando crezcas”. Es el sabio consejo que le da una célula madre a su hija

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>