Monthly Archives: enero 2016

28
enero

Mellizos y gemelos

Tanto unos como otros nacen en el mismo parto.

Se denominan  mellizos, según la Real Academia de la lengua Española (RAE) a los bebés producidos  por distintas fecundaciones simultáneas. Serían como cualesquiera de otros hermanos, sólo que éstos se desarrollan simultánea e independientemente y  nacen a la vez.

Los gemelos, sin embargo, proceden de una única fecundación. Son iguales genéticamente y su genoma procede de una célula masculina paterna (espermatozoide) y de una célula materna femenina (óvulo).

En relación a la formación de gemelos la teoría científica estándar afirma que una vez el óvulo es fecundado comienza la división por mitosis, generando de esta manera multitud de células iguales genéticamente. Posteriormente se produce una segunda división en dos fragmentos, las células embrionarias en este estadío del desarrollo aún conservan toda su totipotencia (la capacidad de dividirse, crecer y generar un individuo completo). El resultado es que, cada grupo celular formará un individuo y al final se producirá el nacimiento de 2 individuos genéticamente idénticos.

Esta teoría estándar a pesar de su sencillez, simpleza y racionalidad, nunca ha sido demostrada científicamente, y tampoco se ha cuestionado. Se imparte en la enseñanza media y en las facultades.  Nadie ha observado – por su notable dificultad de hacerlo- como una masa de células embrionarias (denominada en este caso masa celular interna: MCI) se ha dividido o fragmentado. Existen sin embargo, diferentes sugerencias ingeniosas para intentar explicar dicha fragmentación, que incluso añaden más dificultades de explicación posterior de las que resuelven. Las dificultades de explicación del modelo estándar se van haciendo más importantes a medida que asignamos una mayor duración en tiempo al momento de la escisión del embrión en dos, que según esta teoría estándar podría producirse hasta 14 días después de la  fecundación.

Recientemente ha surgido una nueva explicación de la gemelación cuya génesis estaría situada en  el propio proceso de la fecundación: un único proceso de fecundación alargado en el tiempo podría generar 2 zigotos.

Normalmente la fecundación se completa cuando el óvulo fecundado se divide en 2 células, no con la penetración del espermatozoide en el óvulo, ya que normalmente se tarda alrededor de 24 horas en conjugar y unir sus núcleos y éstos lo hacen propiamente en el momento de la división del óvulo por mitosis: hasta que no hay división se puede decir que no existe fecundación. O dicho de otro modo, la fecundación se produce finalmente cuando el embrión tiene 2 células. No existe el embrión unicelular. ¿Y si esta primera división produjera 2 células zigoto en lugar de 2 células blastómeros (células componentes del mismo embrión)?. En este caso los 2 zigotos como resultado de la 1ª división por mitosis serían genéticamente idénticos y cada uno desarrollaría un individuo gemelo del otro. Es una hipótesis mucho más simple, sencilla y atractiva que la hipótesis estándar. Para comprobarlo habría que desentrañar los posibles mecanismos bioquímicos intracelulares que transcurren en el óvulo en su propia maduración y los procesos posteriores que se producen con la penetración del espermatozoide.

La posible unión o no de las membranas trofoectodérmicas y/ o la proximidad de las MCI de cada embrión en el blastocisto fusionado podrían explicar, además explicar posteriormente, que los gemelos puedan ser Dicorionicos o monocoriónicos  y diamnióticos o momoamnióticos ya que que existen gemelos de todos estos tipos.

En la teoría estándar, para explicar los tipos gemelares aludidos, se recurre al momento de la fragmentación del embrión en su desarrollo, desde la fecundación hasta el día 14 del desarrollo.

Ambas hipótesis pueden parecernos indiferentes en cuanto a la explicación del proceso de la gemelación, pero sí que tienen una relevancia bioética de primer orden.

Según la primera hipótesis un individuo no es tal individuo, por lo menos, hasta el día 14 de su original fecundación, ya que no podemos saber si será tal individuo o dos individuos diferentes, aunque genéticamente iguales. Hasta el día 14 son simplemente una o dos masas celulares pero no podríamos afirmar si existe individualización de personas humanas.

Según la hipótesis planteada recientemente, el propio proceso de la fecundación determina en ese mismo momento si se convertirá en un solo individuo o en dos. Por tanto, la individualización personal viene determinada ya desde su origen inicial.

 

Posted in Artículos | Tagged , , , , , , , , , | 2 Comments
15
enero

Para no ”liarse” con el ADN.

La representación de las secuencias de ADN en los textos escritos puede prestarse a confusión de los lectores sobre todo cuando se representan ambas hebras.

Las representaciones habituales son algo parecido a esto:Hebra dna (pos dna para no liarse)En ocasiones ni siquiera se indica los extremos 5´y 3´.

En DNA didactic pensamos que una representación más completa y exacta debería ser esta otra:

hebra 2 (para no liarse)Esta representación nos  hace entender  con claridad el hecho de que las 2  cadenas que forman el ADN, además de complementarias,  son antiparalelas.  Detalle que en las representaciones habituales puede pasar desapercibido para un observador no avezado, puesto que sólo representan con claridad el hecho de que ambas cadenas son complementarias, dejando oscurecido su antiparalelismo. Y este detalle, en la enseñanza secundaria, puede provocar equívocos y confusión en los alumnos.

La representación que proponemos  nos muestra  con claridad  ambas características de la estructura del ADN: complementariedad de los nucleótidos en ambas cadenas y antiparalelismo en su disposición en una y otra cadena.

Esta nueva representación pone  además de manifiesto otra de las características importantes del ADN. La información para la transcripción puede estar tanto en una como en la otra cadena. Bastará con darle la vuelta al gráfico o simplemente mirarlo desde el borde superior de la página para tener en cuenta este detalle.

BLOG - para no liarse

Si representamos el ADN de este modo, incluso podemos dejar de indicar los extremos 5´ y  3´, ya que el sentido de escritura-lectura se correspondería directamente con la dirección 5´-3´. Además también se corresponde con el orden de formación o colocación de los nucleótidos de cada cadena a la hora de formarse, y por lo tanto, también ayudará a entender con mayor claridad los proceso de replicación del ADN nuclear en eucariotas, la replicación del ADN mitocondrial, el del ADN procariota y también el proceso de replicación en cadena de la técnica de la PCR.

Otro tanto sucede al obtener un mensajero de una secuencia de ADN o al representar las uniones del codón del ARNm -que sí están expresados en dirección 5´a 3´,  o cuando representamos el código genético- con los anticodones de los ARN transferentes cuyo orden es antiparalelo al anterior. Si no fuese así, no podrían acoplarse.  Normalmente, sólo se habla de complementariedad pero no de antiparalelismo y, por tal motivo, puede provocar confusión.

Lástima que los habituales programas informáticos de tratamiento de texto no nos permitan escribir letras invertidas.  Sería un “puntazo” y se agradecería.

Posted in Artículos, Para estudiantes BACH, Para estudiantes ESO | Tagged , , , , , , , | Leave a comment